Calificación:
  • 12 voto(s) - 2.83 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
El estado economico de Liga
#1
[Imagen: 1309115779932.jpg]
Cita:Hasta el 1 de septiembre de 2004, los clubs que no podían afrontar sus deudas descendían de categoría. Eran casos excepcionales y límite, pero los administradores no tenían forma de maquillar su mala gestión. Sí había trampas legales para evitar afrontar las deudas, como la disolución del club y la creación del mismo con otro nombre, pero nunca se escapaba del descenso.

El 1 de septiembre de 2004 el Gobierno aprobó un Real Decreto dirigido a evitar las suspensiones de pagos y el cierre de las empresas que dejaban a trabajadores y acreedores sin posibilidad de cobrar. Toda empresa que se declarara insolvente podía y debía acogerse a lo que se ha conocido como Ley Concursal, poniendo la gestión de la empresa en manos de la intervención de la Administración, que diseñaba un plan de viablidad de acuerdo con los acreedores.

Aplicado al fútbol, la ley ha supuesto la panacea a las malas gestiones. Principalmente, porque la Administración y los jueces no admiten sanciones deportivas sobre los clubs que se encuentran en proceso concursal. El último ejemplo lo hemos visto con el Real Zaragoza. El Deportivo ha pedido a la LFP su descenso por el impago de 1,5 millones en el caso Lafita y la jueza concursal que ha intervenido al club aragonés ya ha advertido a la Liga que no se admitirá sanción alguna.

Total, que la Ley Concursal se ha convertido en la salvación de aquellos clubs acuciados por las deudas. Y el mensaje que todo el mundo ha visto, incluido el propio secretario de Estado para el Deporte, Albert Soler, es que ha pasado a ser la Ley de los tramposos y un agravio comparativo para los que viven de acuerdo con sus posibilidades económicas. Sirva de paradoja que los dos clubs mejor gestionados las dos últimas temporadas, el Numancia, la 08-09, y el Tenerife, la 09-10, descendieron en lucha con rivales que no dudaron en seguir endeudándose para reforzar sus plantillas y que luego se han acogido al concurso de acreedores para evitar el descenso administrativo.

La veda la abrió la UD Las Palmas a los dos meses de entrar en vigor la ley. El Sporting fue el primero que entró a petición de sus acreedores, en 2005. Pero lo que primero era un goteo, ante el temor que despierta lo nuevo, con el tiempo se ha convertido en un hábito. Hasta el punto de que en la actualidad ya son 21 los equipos que han pasado o están pasando por ese proceso. UD Las Palmas, Sporting, Málaga, Real Sociedad, Levante, Celta, Alavés, Albacete, Alicante y Murcia ya han saneado sus economías. Rayo, Zaragoza, Betis, Mallorca, Granada, Xerez, Recreativo, Córdoba, Poli Ejido y Cádiz, están en ello. El Hércules, que recientemente ha solicitado su entrada en concurso, se les unirá en breve. Y el Racing puede ser el siguiente, después de la espantá de su dueño, Alí Syed.

La deuda con la que entraron estos diez clubs que actualmente se encuentran en concurso de acreedores asciende a 400 millones. Dicho de otra forma, solo un diez por ciento de la deuda total que arrastran los clubs profesionales en España. Si apartamos a Barcelona y Real Madrid, que no son SAD y que tienen patrimonio y recursos económicos suficientes para sostener sus deudas, el resto están en peligro. Y la situación actual puede llevar a una auténtica avalancha de peticiones.

Por un lado, está la deuda con los futbolistas. Los clubs aún no han saldado los 20 millones que adeudan de la pasada campaña y la previsión es que el actual ejercicio se cierre con otros 22 kilos. 300 futbolistas se ven afectados por esta situación de impago y el peligro del descenso puede amenazar a más de uno el 31 de julio si no se pone al día o llega a un acuerdo con los jugadores. Pero la mayor amenaza para los clubs es el proyecto de reforma de la Ley Concursal que está pendiente de llevarse al Congreso de Diputados.

La modificación estipula que todo club que entre en Ley Concursal descenderá automáticamente de categoría, para evitar esas injusticias que se están cometiendo con los clubs que gestionan equilibradamente sus cuentas. La intención era llevar el proyecto de reforma al Congreso a finales de febrero o principios de marzo del próximo año, pero con las elecciones generales previstas para primavera, lo más probable es que no se aborde ya hasta la próxima legislatura.

Teniendo en cuenta que cuando entre en vigor las modificaciones a la Ley ya no se podrá utilizar el concurso de acreedores como salvavidas, la cifra de clubs intervenidos puede desbordarse la próxima temporada. La AFE lucha por contener esta vorágine y como casi cada año a estas alturas encima de la mesa hay una amenaza de huelga para el inicio de Liga. Y el CSD parece dispuesto a involucrarse en la negociación del nuevo convenio para poner freno a una situación que se ha ido de las manos.

Cita:La UEFA empieza a controlar este año

El presidente de la UEFA, Michael Platini, lleva tiempo advirtiendo esta situación de bancarrota y en 2007 ya impulsó una ley de ‘fair play’ financiero para controlar el gasto de los clubs que entra en vigor esta misma temporada. Inicialmente se ha marcado un período de compensación de seis temporadas para que los clubs limiten su déficit a 45 millones, siempre controlado, y al término del cual no debe superar los 30 millones. A partir de la campaña 2017-2018, se impedirá a los clubs gastar más del 70 por ciento de sus ingresos en fichajes, bajo la amenaza de ser excluidos de las competiciones europeas. Para todo ello, la UEFA constituirá un panel de control independiente, dirigido por un fiscal, que analizará los balances de los clubs.

Responder
#2
La ley concursal se creo que con la única intención de salvaguardar los intereses de los acreedores, nunca de los deudores (en este caso los clubs). Por tanto, la administración concursal necesita que el club no desciende de categoría con tal de salvaguardar los ingresos publicitarios y de televisión con los que hacer cargo a las deudas. De esta manera, los acreedores se aseguran cobrar en 5 años un porcentaje de los que se les adeuda, mucho mejor que quedarse con uan mano delante y otra detrás tras la desaparición del club, ya que en muchos casos eso conllevaría al cierre de la empresa y el despido de sus trabajadores.

Otra cosa es el mal uso que se le está dando a la Ley para evitar descensos (Racing, Zaragoza, Depor, Hercules,...) y que haya equipos que ya estan en situación concursal y que se dediquen a pagar traspasos como el Betis que va a pagar 1,5 kilos por Matilla del Villarreal.

Pero ojo, la ley concursal no significa apuntarse y salirse de rositas. Los administradores concursales y el juez que instruye cada concurso tienen herramientas incluso para hacer que los que hayan dirigido el club en los ultimos años sean obligados a abonar de su patrimonio las deudas contraidas por el club. Creo que a dia de hoy no ha habido ningún caso así.

En prácticamente la mayoría de concursos, los jueces que instruyen los concursos de los clubs han llegado a una misma conclusión: la Liga y la Federación no están cumpliendo con su obligación de controlar las cuentas de los clubs para evitar que pasen estas cosas, y la misma Ley del Deporte dice que ambas han de solicitar cada 6 meses las cuentas a los clubs y vigilar que no haya triquiñuelas contables como las que se están destapando en el mundo del futbol.

Responder
#3
Y los 3 ascendidos en concursal...

Saludos
[Imagen: 22413.png]
Responder
#4
(27-06-2011, 06:25 PM)Undesueca escribió: No puedes ver enlaces como invitado. Regístrate o conectate para verlo.La ley concursal se creo que con la única intención de salvaguardar los intereses de los acreedores, nunca de los deudores (en este caso los clubs). Por tanto, la administración concursal necesita que el club no desciende de categoría con tal de salvaguardar los ingresos publicitarios y de televisión con los que hacer cargo a las deudas. De esta manera, los acreedores se aseguran cobrar en 5 años un porcentaje de los que se les adeuda, mucho mejor que quedarse con uan mano delante y otra detrás tras la desaparición del club, ya que en muchos casos eso conllevaría al cierre de la empresa y el despido de sus trabajadores.

Otra cosa es el mal uso que se le está dando a la Ley para evitar descensos (Racing, Zaragoza, Depor, Hercules,...) y que haya equipos que ya estan en situación concursal y que se dediquen a pagar traspasos como el Betis que va a pagar 1,5 kilos por Matilla del Villarreal.

Pero ojo, la ley concursal no significa apuntarse y salirse de rositas. Los administradores concursales y el juez que instruye cada concurso tienen herramientas incluso para hacer que los que hayan dirigido el club en los ultimos años sean obligados a abonar de su patrimonio las deudas contraidas por el club. Creo que a dia de hoy no ha habido ningún caso así.

En prácticamente la mayoría de concursos, los jueces que instruyen los concursos de los clubs han llegado a una misma conclusión: la Liga y la Federación no están cumpliendo con su obligación de controlar las cuentas de los clubs para evitar que pasen estas cosas, y la misma Ley del Deporte dice que ambas han de solicitar cada 6 meses las cuentas a los clubs y vigilar que no haya triquiñuelas contables como las que se están destapando en el mundo del futbol.

Hasta ahí he leído, no existe una ley, mas sucia y rastrera que la concursal y sobre todo empleada en el mundo del fútbol contra los acreedores. 1º esta a favor de los clubs mal gestionados, deudores, que han estado viviendo por encima de sus posibilidades, ladrones, corruptos y demás dirigentes made in spain que llevan os clubs como cortijos privados. 2º pone a los acreedores entre la espada y la pared, obligandoles a hacer la quita o rebaja de parte de la deuda que tienen contraída con ellos los clubes, en un 50% o mas, diciéndoles que si no la hacen va a ser peor, porque no van a cobrar, muchos de ellos, ya viendo que no van a cobrar nada porque van a liquidar el club acceden para cobrar una pequeña parte y por último las deudas con Hacienda, se renegocian a mas años, y también se hace la quita por lo que el estado pierde también, al final de un proceso concursal el club solo paga el 20-30% de sus deudas y lo restante, se ha perdido por el camino o lo que es lo mismo no lo han visto los acreedores.

Como no se van a salvar los clubes, si entre la quita, y que están intervenidos y no pueden gastar mas de lo que ingresan, con poco que hagan y gestionen bien salen adelante, pero la de cadáveres en forma de empresas y acreedores que dejan eso no se ve en el mundo del fútbol.

Por cierto el Badajoz esta en ley concursal y debe 8.800.000 € y de esos 6,4 son a Seguridad Social y Hacienda, 1 m a empresas de expresidentes "Ojo al parche" y el resto a acreedores que tienen la deuda condonada por acciones del club, el club cuenta con unos activos de + de 5 millones de €.


Como estas deudas salen publicadas en el BOE y deben salir los acreedores apuntados al concurso, aqui os dejo la lista de acreedores del Zaragoza: No puedes ver enlaces como invitado. Regístrate o conectate para verlo., echadle un vistazo veréis muchas cosas curiosas.
Responder
#5

Hypnos, por partes, lo primero que hace la administración concursal es hacer una evaluación real de la deuda. Esta se clasifica en dos grupos, por una parte están los organismos públicos y los créditos con entidades bancarias, los cuales no tienen posibilidad de quita, y por otra parte el resto de acreedores que tienen en su mano la decision de exigir hasta que punto están dispuestos a ver rebajada su deuda. El juez fija una fecha (suele estar entre los 6 y los 18 meses) en la que el club tendrá que proponer un plan de viabilidad y un porcentaje de la quita, y serán estos ultimos acreedores los que decidan si se da luz verde o si por el contrario se va a liquidación. Los jueces vigilan el proceso de negociación en todo momento para que sea un proceso limpio y que favorezca a los acreedores por encima de todo. En la mayoria de casos, conviene a ambas partes que el club siga en marcha para poder seguir ingresando dinero. Una vez realizada la quita, el patrimonio y los activos del club deberán ser superiores al pasivo, sino fuera así, se procedería a liquidar el club sin posibilidad de más recursos.

Luego viene la catalogación del concurso, que viene dada en función de si el juez mercantil ve indicios de que los mandatarios del club en los últimos años sean responsables o si la deuda se ha contraido por la coyuntura del club.


En el caso del Badajoz, esos 6,4 millones de seguridad social y hacienda se han de pagar al completo y sin posibilidad de quita.

En cuanto al tema de la procedencia de las deudas, podrías tirarte las manos a la cabeza. La mayoría del dinero adeudado suele ser a intermediarios y agentes futbolísticos o empresas relacionadas con gente de la directiva o jugadores. En el caso del Levante fue así, en donde se pagaban autenticas burradas en conceptos como los derechos de imagen de jugadores que no los conocía ni el tato.

Si nos ponemos a examinar algunos concursos de acreedores, el caso del Celta es cuanto menos curioso, puesto que se resolvió con una refinanciación de la deuda, puesto que su mayor acreedor era una entidad bancaria (creo que CaixaNova). En el Levante, la mayoría de los acreedores eran jugadores y representantes, y en parte se resolvió con un ERE (controlado por los jueces concursales) a los jugadores que aun tenían contrato tras el descenso a Segunda, con la refinanciación de los créditos (apenas llegaban a los 7 millones) con periodos de carencia que empezaremos a pagar este verano y con un acuerdo de quita que no llegó al 50% con unas condiciones en las que cada año el club estaba obligado a pagar una cuota de 1 millon minimo si estabamos en Segunda y de 3 en primera, además de que cada temporada quedaba pignorado todo el dinero que se consiguiera en ventas de jugadores excepto los primeros 650.000. (O sea que si se vende a Felipe Caicedo por 10 kilos, el Levante solo ganara 650.000, el resto para los acreedores). Como con todo esto no se puede pagar la deuda completa antes de cinco años, el club pactó con el ayuntamiento la recalificación de los terrenos del estadio, los cuales son garantía de pago a los acreedores, con los que se acordó que como ahora el mercado inmobiliario estaba hundido y no se podía sacar mucho dinero de el, este recurso no se vería afectado por el pago a los acreedores hasta el último año del plan de viabilidad, momento en el que se supone que la economía estará mejor y los terrenos serán más que suficientes como para pagar la deuda, e incluso sobraría dinero. Todo esto ha sido posible porque al aplicar la quita, el club quedó con un patrimonio valorado en 65 millones de euros y unas deudas de unos 61, de los cuales pese a que no estamos obligados a pagar ni un euro hasta el próximo dia 1 de julio, ya hemos abonado cerca de 12 millones entre superavits de estas tres temporadas y deudas que otras entidades tenían con nosotros (entre ellos la Generalitat Valenciana y Canal 9).

La ley concursal no es buena tal y como esta, y en el informe final del proceso concursal del Levante, los administradores concursales cargan contra ello y presionan para la modificación urgente de este. Es más, estos administradores están siendo elogiados en el mundo entero por su gran labor y aunque desde el gobierno no hay visos de que se vaya a modificar la ley, los jueces entre ellos si que pueden adoptar un mismo rasero para impedir que ocurra lo que estamos viviendo. Hará un mes o así se hizo en Valencia una primera conferencia entre los jueces de los principales concursos que han habido en España (clubs de futbol como el Levante o la Real Sociedad, inmobiliarias (Llanera,...))y se están moviendo cosas al respecto.

La mayoria de clubs de Primera no pueden acogerse a la ley concursal y quedarse tan anchos. El caso más flagrante es el Valencia, que están haciendo autenticas locuras con tal de evitar el concurso necesario (obligado por sus acreedores) el cual les llevaría automáticamente a la liquidación, ya que su pasivo es un 82% más alto que su activo. En Segunda "B" y Tercera, es dificil también que salgan los clubs a flote con la ley concursal, puesto que muchos de ellos no tienen patrimonio y en esas categorias los ingresos no son suficientes como para crear planes de viabilidad a cinco años con los que acabar la deuda. En esos casos lo normal es vender/donar los simbolos del club a una persona de confianza, liquidar el club y empezar de cero desde regional o desde la plaza del filial, recuperando en poco tiempo los simbolos del club. Es algo que hemos heredado de Italia y que aqui ya se esta viendo en equipos como el Compostela o el Logroñes y que pronto podremos ver con equipos de primera o segunda.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)