• 26 voto(s) - 2.88 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
fichajes estrellados de la historia del futbol
#46
Quitando el año pasado, siempre ha marcado 10 goles o más en todas las temporadas en Primera. Este año lleva 4 goles ya.
Córdoba Club de Fútbol radikal fan



  Responder
#47
Pos para lo que costo... no creo que esten muy satisfechos con el, yo al menos con la cantidad de goles que mete tampoco, sabiendo lo que puede dar.
[Imagen: b2f7c9b123f9d84f191aa5ae6bc2b4ca_large][Imagen: 5LKfY.gif]
  Responder
#48
va a hacer buena temporada estoy seguro vaya... puede k no al nivel del livepool pero dara goles importantes a su ekipo
HaLa MaDrId y ViVa eL C.D. BaZa!!!! digan lo que digan hagan lo que hagan y piensen lo que piensen.:onion-head11:
  Responder
#49
Kiki Musampa, de estrella a estrellado

Kizito Musampa, congoleño de nacimiento (20 de julio de 1977, Kinsasha), conocido en el mundo del fútbol como 'Kiki' Musampa o “el holandés errante” por su condición de trotamundos.

El bueno de 'Kiki' hizo sus primeros pinitos y dejó sus primeros destellos de calidad en el Ajax holandés, con el cual ganó dos Eredivises consecutivas y una supercopa (allá por 1995). Allí jugó sus primeras cuatro temporadas en el fútbol profesional, marcando 6 goles en 45 partidos.

Buscando progresar y ampliar su experiencia de cara al mundial de 1998 que se celebró en Francia (fue nacionalizado holandés), Musampa cambió de aires y fichó por el Girondins de Burdeos, de la Ligue 1 francesa. Al final no consiguió ir seleccionado con la absoluta holandesa a la Euro, pero ganó la liga ese año con el conjunto galo. Musampa aportó 5 goles en 33 partidos que jugó durante las 3 temporadas en éste equipo.

La carrera de Kizito tocó techo durante sus cinco temporadas en el Málaga (mucho antes de que llegasen los petrodólares), donde se convirtió en un jugador clave, ya que Kiki hacía valer su velocidad y regate para convertirse en una gran molestia para la defensa del equipo rival. Desde su posición de lateral consiguió 22 goles en 96 partidos con el equipo de la Costa del Sol.

Musampa es sin duda una leyenda del club malacitano, que vivió una buena época en esas temporadas, teniendo una de las delanteras más letales y temidas de la LFP, con Dely Valdés y Darío Silva como killers, que lideraron al equipo y lo hicieron campeón de la Copa Intertoto (una competición que se sacó de la manga la UEFA para que equipos del montón como el Villarreal ganasen algo y se sintiesen importantes) en el verano de 2002 El málaga supo venderlo justo a tiempo, ya que justo después de salir del Málaga comenzó su decadencia futbolística.

Su declive comenzó como no podía ser de otra forma en el Atlético de Madrid, club especialista en malograr estrellas durante aquella época. Kiki recaló en el Atleti en el año 2003 y vino como estrella que iba a aportar mucho al Atlético, con el objetivo (cómo no) de lograr clasificarse en puestos champions, pero como siempre, no les quedó más remedio que darse con un canto en los dientes y conformarse con no descender. Musampa pasó más tiempo calentando el banquillo del Calderón que corriendo por su banda, así que abandonó el equipo cuando acabó la temporada. 'Kiki' jugó 34 partidos y anotó 2 dianas en ésta temporada rojiblanca.

El crack congoleño decidió que era hora de cambiar de aires y buscar una vez más nuevos horizontes y metas, así que Musampa tomó rumbo a Inglaterra para fichar por el Manchester City. Con los 'Citizens' se convirtió en un fijo en el banquillo partido tras partido durante las dos temporadas que estuvo en la Premier League, pero aún así disputó 41 encuentros con la elástica del City en los que sólo hizo 3 goles.

Ya apenas quedaba rastro de ese jugador eléctrico que destacó en el Málaga, y su calidad (la poca que tenía) y velocidad iban decayendo con el paso de los años, lo cual hizo que Musampa fuese dando bandazos de un club a otro, buscando desesperadamente un sitio para demostrar que todavía podía triunfar, lo cual le llevó hasta las filas (concretando más, al banquillo) del Trabzonspor turco, por el que pasó con más pena que loria, ya que lejos de destacar y convertirse en la estrella del equipo, chupó más banquillo que el entrenador. Sólo pudo jugar 14 partidos en ésta aventura turca y no llegó ni a anotar ningún gol. Esperemos que al menos aprendiese a hacer kebabs durante su estancia en Turquia.

Tras salir del Trabzonspor estuvo entrenando un tiempo con el Sunderland inglés mientras buscaba un nuevo equipo que se ajustase a sus necesidades. Musampa ésta vez decidió probar en la liga que le vio nacer como profesional, así que hizo las maletas y se fue al AZ Alkmaar holandés, donde (como no) siguió chupando banquillo. Kiki no mejoraba, y tampoco aportaba mucho al equipo (sólo disputó 5 encuentros en los dos meses que estuvo), así que decidió arriesgar y partió rumbo a Corea del Sur, con destino al FC Seoul. En el Seoul tuvo una leve mejoría, pero no tardó en desaparecer y arrastrarle otra vez a la suplencia.

Desengañado y desanimado tras ésta corta aventura (sólo estuvo una temporada), 'Kiki' decidió volver otra vez a Holanda, ésta vez al Willem, donde tras apenas jugar (siguiendo la tónica de sus últimos años), finalmente colgó las botas.
[Imagen: b2f7c9b123f9d84f191aa5ae6bc2b4ca_large][Imagen: 5LKfY.gif]
  Responder
#50
owen, una pena que no jugara ams en el madrid, un gran jugador
  Responder
#51
Pablo García, crack mediático de Florentino Pérez

Pablo Gabriel García Pérez (Pando, Uruguay; 11 de mayo de 1977), más conocido como simplemente Pablo García y apodado “El Canario” o “Pablo el Grande” como a nosotros nos gusta llamarlo, comenzó a darle patadas al balón y a sus rivales con 19 años en el Montevideo Wanderers uruguayo donde estuvo hasta 1997. Ese año Pablo García llegó a Europa de la mano del Atlético de Madrid, que le fichó para su filial, aunque poco duraría su estancia europea ya que a los 6 meses volvió a Uruguay para jugar en el Peñarol en calidad de cedido.

Tras su corto periplo en el club charrúa regresó al filial colchonero para volverse a ir cedido esta vez al Real Valladolid, donde ni siquiera llegó a debutar. Pese a esto, gracias a una intervención divina o algo similar, el Atlético de Madrid logró traspasar al charrúa al AC Milan. En San Siro jugó apenas 5 partidos para irse cedido al Venezia, equipo en el que destacó despertando el interés de Patxi Izco, presidente del Osasuna, que acabaría fichándole en verano del 2002.

Fue en el Osasuna donde, de la mano de Javier Aguirre, desató todo su potencial llegando a ser considerado como uno de los mejores centrocampistas defensivos de la liga. Entonces comienza la fragua del mito. Corre el año 2005 y el Barça de los “cracks mediáticos” causa furor en el mundo, con un Ronaldinho recién llegado del PSG que revive el sector social y deportivo del Barcelona. Florentino Pérez no quiere ser menos y aparca su filosofía de “Los Galácticos” y el estilo de juego a lo “Zidanes y Pavones” para apuntarse a la moda de los mediáticos, haciéndose con los servicios de Robinho, Sergio Ramos, Baptista, Pablo García y Diogo, entre otros, donde Pablo destacaba entre ellos ya que venía con la etiqueta de ser el sustituto perfecto de Makelele, puesto que desde que se marchó el francés y pese a contar con el gran Gravesen quedó notablemente vacante.

Disputó 26 partidos con el Real Madrid en la temporada 2005/06, con más tarjetas que buenas acciones en un equipo donde la destitución de Vanderlei Luxemburgo a las pocas jornadas y la llegada de López Caro dejaba claro que marchaba a la deriva. Las dos temporadas siguientes y para no perder la costumbre, Pablo García se fue cedido al Celta de Vigo y al Real Murcia respectivamente, donde ni fú ni fa.

Finalmente, en 2008 el jugador llegó a un acuerdo para rescindir su contrato y firmar por el PAOK de Salónica, donde a sus 35 años todavía juega y es capitán del equipo.

A todo esto, Pablo García fue durante muchos años internacional fijo con Uruguay, con 66 partidos internacionales en los que anotó 3 goles.
[Imagen: b2f7c9b123f9d84f191aa5ae6bc2b4ca_large][Imagen: 5LKfY.gif]
  Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)